Llega el Difusor Confort®, la solución al deslumbramiento

Una nueva era empieza para las luminarias LED: comodidad visual y máximo rendimiento lumínico

PAMPLONA —25/05/2016— ¿Cómo puede una luminaria LED conservar su intensidad lumínica y a la vez suprimir el deslumbramiento de los viandantes en las instalaciones de baja altura? Esta pregunta condensa un desafío que lleva resistiéndosele a la industria desde que la tecnología de diodos emisores de luz irrumpió en el sector del alumbrado público. ATP, finalmente, ha dado con la respuesta: el revolucionario Difusor Confort®.

 

Creado a partir del polímero de formulación exclusiva T5 y diseñado específicamente para mitigar el deslumbramiento producido por el LED manteniendo el máximo rendimiento de la luminaria, este difusor único está llamado a inaugurar una nueva era en el mundo del alumbrado exterior de última generación. De una vez por todas, las conquistas del LED en cuanto a ahorro energético y calidad lumínica serán compatibles con la comodidad visual: los bulevares, vías y parques podrán lucir una reproducción cromática exquisita y un aspecto limpio y despejado sin que los peatones sufran deslumbramiento alguno.

 

Esta innovación constituye un gran paso en el desarrollo de una iluminación eficiente, ahorrativa y respetuosa con el medio ambiente, ya que suprime el principal problema de la tecnología LED y la acomoda a las condiciones biológicas del ser humano. Para redondear el resultado, además, el Difusor Confort suaviza las sombras producidas por los ornamentos de la luminaria, lo que favorece la uniformidad del alumbrado y mejora el aspecto global del entorno.

 

 

 

El deslumbramiento causado por el LED: a un gran problema, una gran solución

 

Si bien las luminarias LED presentan virtudes de sobra conocidas que han determinado su progresiva implantación –larga vida útil, bajo consumo de energía, control absoluto sobre la dirección del haz, resistencia a las vibraciones, tiempo de encendido inferior a un milisegundo, ausencia de parpadeo, entre otras–, la práctica ha puesto de manifiesto un inconveniente que hasta ahora ha permanecido sin solución: los transeúntes se quejan de que el LED deslumbra y resulta molesto a la vista.

 

Esto se intensifica especialmente en el alumbrado ornamental y funcional de tres a seis metros de altura, a causa de la poca distancia existente entre la fuente de luz y el ojo. El problema radica en el alto valor de intensidad lumínica del LED con respecto a las tradicionales lámparas de descarga, lo que constituye a la vez una de las mayores ventajas y una de las principales trabas de los diodos emisores de luz. El reto, por tanto, consistía en hallar la manera de suavizar esta refulgencia sin afectar al rendimiento y la distribución fotométrica.

 

Basándose en una exhaustiva investigación y combinando varios fenómenos de física de la luz, entre los que se cuentan la reflexión especular y difusa, ATP ha conseguido aislar los aspectos que debían variarse para obtener el confort visual deseado. De este modo, la firma se ha vuelto a colocar a la vanguardia de la innovación con el desarrollo e implementación del Difusor Confort, que por primera vez en la historia del LED ha permitido obtener luminarias cómodas para el ojo manteniendo su excepcional rendimiento y eficiencia. En resumidas cuentas: todas las ventajas de la tecnología LED, sin su fallo más incómodo.

 

 

 

Una cuestión de salud ocular

 

Estudios recientes, como el publicado por la investigadora Celia Sánchez, del departamento de Optometría y Visión de la Universidad Complutense de Madrid, alertan sobre los daños oculares causados por los dispositivos LED. Sus análisis demuestran que la exposición prolongada a la luz emitida por dichas fuentes causa lesiones en las células retinianas. Sin embargo, la especialista se muestra partidaria del diodo siempre y cuando se incluya un filtro o protección que limite su componente de “luz azul” –la perjudicial para el ojo–.

 

En este sentido, ATP utiliza, en combinación con el Difusor Confort, módulos LED con una temperatura de color más baja, las cuales emiten un porcentaje sensiblemente inferior de radiaciones nocivas sin comprometer la eficiencia. La sinergia entre estos dos elementos –difusor y fuente de luz– garantizan, pues, una adecuada comodidad visual.

 

 

 

La historia se repite:

El deslumbramiento con las lámparas de vapor de sodio y halogenuros metálicos

 

El problema actual con el deslumbramiento ocasionado por el LED se produjo en su día con la implantación de las lámparas de descarga de alta intensidad: el rendimiento de las luminarias se disparó gracias al enorme paquete lumínico que exhibían, y con tal de lograr comodidad visual en instalaciones de baja altura se aplicaron numerosas técnicas a lo largo del tiempo.

 

En un primer momento se emplearon difusores de tipo opal que, aunque suavizaban la intensidad lumínica hasta hacerla agradable para el ojo, absorbían más del 30 % del rendimiento de la lámpara y no ofrecían control alguno sobre la dirección de la luz. Esto se traducía en un gasto energético desproporcionado para faroles de alturas medias y bajas, que deberían aportar una intensidad lumínica adecuada con un consumo muy inferior.

 

Más adelante se incorporaron los primeros reflectores, los cuales permitían dirigir los haces de luz. Sin embargo, su eficiencia no era óptima y tampoco limitaban lo suficiente el flujo al hemisferio superior (FHS), causante de la contaminación lumínica. Finalmente, el problema se resolvió con la integración de bloques ópticos adecuados para las instalaciones de baja altura, lo que aumentó el rendimiento de las luminarias y recortó el porcentaje de FHS.

 

Con la aparición del LED, que contaba con numerosas posibilidades en cuanto a vida útil y mayor facilidad para dirigir la luz emitida –gracias a sus múltiples diodos–, el problema vino también vinculado a la falta de confort. Y una vez más, después de constatar las dificultades planteadas por la nueva fuente de luz, ATP ha logrado desarrollar una solución que marcará el devenir del sector de la iluminación.

 

Difusor Confort. El LED que se puede mirar. El futuro ya está aquí.

 

Contacto de prensa:

Julio Aparicio

ATP Iluminación

comunicacion@atpiluminacion.com

(+34) 948 33 07 12

Copyright © 2016 ATP Iluminación Inc. Todos los derechos reservados. ATP Iluminación, el logotipo de ATP Iluminación y todos los nombres comerciales que figuran en este sitio web junto al símbolo ® son marcas registradas de ATP Iluminación.

Más noticias

Descarga de imágenes

  • Luminaria de alumbrado público LED Villa con Difusor Confort®. Luminaria de alumbrado público LED Villa con Difusor Confort®. (Descargar Zip)
  • Siglo XLA con Difusor Confort®. Esta innovación mitiga el deslumbramiento producido por el LED manteniendo el máximo rendimiento de la luminaria. Siglo XLA con Difusor Confort®. Esta innovación mitiga el deslumbramiento producido por el LED manteniendo el máximo rendimiento de la luminaria. (Descargar Zip)
  • El Difusor Confort® también suaviza las sombras producidas por los ornamentos de la luminaria, lo que favorece la uniformidad del alumbrado público y mejora el aspecto global del entorno. El Difusor Confort® también suaviza las sombras producidas por los ornamentos de la luminaria, lo que favorece la uniformidad del alumbrado público y mejora el aspecto global del entorno. (Descargar Zip)
Materiales poliméricos ATP

Materiales poliméricos ATP

Materiales especialmente diseñados para satisfacer las máximas exigencias de resistencia a los agentes externos y al vandalismo en el alumbrado público y mobiliario urbano.

Inmunes a la corrosión

Inmunes a la corrosión

Nuestros productos de iluminación y mobiliario de exterior son completamente inoxidables ya que están fabricados con materias primas no susceptibles a la corrosión.

Antielectrocución

Antielectrocución

Productos totalmente seguros fabricados con materiales aislantes que no conducen la electricidad y eliminan el peligro de electrocución al entrar en contacto con la columna o la luminaria.

IK10+: Más que antivandálicas

IK10+: Más que antivandálicas

Alumbrado público y mobiliario urbano antivandálico capaz  de superar pruebas de impacto de más de 50 julios. 

Más del doble que la norma IK EN 50102. 

IP66+: Hermeticidad integral

IP66+: Hermeticidad integral

Varios dispositivos aseguran la estanqueidad de la luminaria en cualquier situación.

Este alto grado IP ofrece una protección integral a todos los elementos del interior de la luminaria.

100 % reciclables

100 % reciclables

Productos fabricados con materiales 100 % reciclables, cuyos procesos de transformación son sostenibles y con un coste económico reducido.

Conozca el alumbrado público más ecológico del mundo.

 

 

10 años de garantía

10 años de garantía

La mayor garantía del sector.

Desde 1969.

Eficacia probada en climas tropicales.

[...]
Cargando...
[...]
Cargando...